Menú

Autocuidado, salud y bienestar

¿Para qué sirven las técnicas de respiración?

¿Sabías que aprender sobre técnicas de respiración te puede ayudar para muchas cosas? Manejar la ansiedad y el estrés, sentirte mejor emocionalmente y hasta mejorar tus condiciones de salud después del Covid. Aquí te contamos todo lo que debes saber sobre estas técnicas que son súper sencillas, puedes hacerlas en cualquier parte y momento del día y lo mejor… ¡Te cambiarán la vida!

Importancia de respirar bien:

¿Cómo así qué respirar bien si esto es un acto totalmente involuntario? Aunque muchas veces no somos conscientes de nuestra respiración, existen factores externos como el estrés o la ansiedad, que pueden afectar el ritmo con el que inhalamos y exhalamos y, respirar, va mucho más allá de llevar aire a los pulmones.

Cuando respiramos, estamos oxigenando cada parte de nuestro cuerpo, lo que ayuda a que funcione correctamente. Por eso, si no respiramos bien y no nos concentramos en hacerlo de la manera correcta, el funcionamiento de nuestro organismo no será el mismo. ¿Sientes que cuando estás estresado, no puedes pensar bien? ¡Una buena técnica de respiración te ayudará a recuperar la concentración en momentos de tensión!

¿Por qué debes aprender a controlar la respiración?

Cuando aprendes a controlar tu respiración y haces que esta pase, de ser totalmente involuntaria a ser voluntaria, logras una cantidad de beneficios que te darán mejor calidad de vida. Aquí te contamos de algunos de ellos: 

  1. ¡Más glóbulos rojos! Esto se logra gracias a una buena oxigenación y ayuda a eliminar toxinas. 

  2. ¡Mejora el metabolismo! Cuando oxigenamos bien nuestro cuerpo, le estamos ayudando a que procese mejor los alimentos. 

  3. ¡Mejora nuestro sistema nervioso! 

  4. ¡Fortalece nuestros pulmones! Protegiéndonos de enfermedades respiratorias y haciendo que sean más resistentes a la hora de realizar actividad física. 

  5. ¡Ayuda a la salud del corazón!

Y, así como esta lista, hay miles de razones más, para que sigas leyendo este artículo y empieces, desde hoy, a ser consciente de tu respiración.

Beneficios de oxigenar la sangre

Respirar adecuadamente ayuda a oxigenar la sangre, y esto ¿qué beneficios trae para nosotros?

  1. Aumenta la producción celular.

  2. Nos hace menos propensos a sufrir de infartos porque reduce la presión sanguínea.

  3. Nos da más energía.

  4. Es bueno para nuestra memoria. 

  5. Evita la aparición de celulitis y várices.

  6. Nos ayuda a tener un mejor descanso. 

  7. Ayuda a disminuir dolores de cabeza y migrañas. 

  8. Aumenta la producción de melanina. 

  9. Fortalece el cabello y mejora el aspecto de la piel. 

Técnicas de respiración más conocidas: 

¿Quieres empezar a respirar mejor? ¡Aquí te compartimos algunas de las técnicas más sencillas y comunes: 

  1. Respiración abdominal: esta es recomendada para combatir la ansiedad. La idea es que pongas una mano sobre tu abdomen, tomes aire profundamente por la nariz mientras ves cómo tu estómago se infla. Contén el aire por unos segundos y bótalo por la boca lentamente. 

  2. Respiración alterna: esta nos ayuda a relajarnos y llegar a un estado de calma. Siéntate con los pies cruzados en forma zen y con la espalda recta. Con un dedo tapa la fosa nasal derecha e inhala profundamente. Después, tapa la fosa nasal izquierda y exhala el aire lentamente. 

  3. Respiración completa: ¿quieres estar más concentrado? Sentado, acostado o de pie, pon las manos sobre tu abdomen y trata de inhalar profundamente en 3 momentos: primero haz que tu estómago se infle, después lleva al aire a las costillas sintiendo cómo se separan y por último, a la clavícula. Contén la respiración unos segundos y bota el aire en los mismos 3 momentos, pero a la inversa: clavícula, costillas y abdomen. 

  4. Respiración en movimiento: mientras subes unas escaleras, inhala al subir un peldaño y exhala al dar el paso en el siguiente. Así lograrás tener una respiración más rítmica y controlada. 

  5. Respiración 4-7-8: si necesitas relajarte, acuéstate o siéntate en una silla y pon una mano sobre tu abdomen y otra sobre el pecho. Respira profundamente mientras tu estómago se infla y cuenta hasta 4. Contén la respiración mientras cuentas hasta 7 y exhala contando hasta 8. 

Para todos estos ejercicios, la recomendación es que hagas las repeticiones que sean necesarias hasta que sientas que se cumplió el objetivo. 

Si tienes estrés o ansiedad controlar tu respiración te ayudará: 

¿Alguna vez has analizado tu respiración en momentos de estrés o ansiedad? Así no lo notes, en estas situaciones cada inhalación tiende a ser más corta y rápida o, por el contrario, muy profunda. En cualquiera de estos dos casos, lo que hacemos es darle a nuestro cuerpo más oxígeno del necesario, haciendo que aparezcan sensaciones incómodas, que muchas veces se pueden asociar con el estrés y la ansiedad, como: mareo, visión borrosa, palpitaciones, hormigueo, etc. 

Respirar de la forma correcta en momentos de tensión, no solo te ayudará a mitigar estas molestias, sino que también, te ayudará a encontrar calma y relajación. Debes tener en cuenta que, frente a episodios de estrés o ansiedad muy severos, la respiración no debe ser la única técnica de ayuda. Es importante hablar con un profesional para que te recomiende también otros tratamientos según él lo considere necesario. 

Seguir una técnica de respiración también ayuda en el tratamiento post-covid: 

Hacer una fisioterapia respiratoria después de haberte recuperado de Covid, te ayudará a mejorar la fuerza y resistencia pulmonar, a disminuir la dificultad para respirar y a mejorar la flexibilidad y movilidad de la caja torácica. Aquí te recomendamos 2 ejercicios: 

  1. Acuéstate de lado, inhala por la nariz y exhala por la boca. Repite este ejercicio 5 veces y cambia de lado. Esto te ayudará a eliminar secreciones que puedan quedar aún en tus pulmones.

  2. Sentado en una silla, toma aire por la nariz, aguanta 3 segundos, si es posible, y exhala por la boca, haciendo una forma de ”U” con los labios. Esto te ayudará a reducir la dificultad para respirar.

Importante: haz estos ejercicios sin excederte o sin esforzarte más de lo que deberías. Sigue las recomendaciones de tu médico y ve aumentando la intensidad de tus fisioterapias respiratorias a medida que te vayas sintiendo mejor y con más fuerzas. 

Ahora que ya sabes mucho más sobre las técnicas de respiración, ¿qué estás esperando para aplicarlas en tu día a día?

Dirigido a:

HOMBRES

MUJERES

CUIDADORES

Comentarios

Whatsapp