Cambia de país

Menú

La micción

La micción es el proceso de vaciamiento de la vejiga, la cual es un músculo liso y flexible en forma de globo, cuya función es almacenar la orina. La capacidad máxima de la vejiga es de aproximadamente 600 ml, y cuando esta se llena, las terminaciones nerviosas de ésta envían información al cerebro, el cual la traduce en el deseo de orinar, y la persona de manera consciente relaja el esfínter uretral y los músculos de la pelvis, para permitir así la salida de la orina al exterior.

Fases de la micción:

  1. Fase de llenado: una vez se forma la orina, esta pasa por los uréteres y llega a la vejiga, lugar donde es almacenada. La vejiga se relaja y va aumentando de tamaño según la cantidad de orina que acumule. Cuando el volumen de orina acumulada supera los 300 cc, se manifiesta el primer deseo de orinar, como respuesta del sistema nervioso al estiramiento de las paredes de la vejiga.

  2. Fase de almacenamiento: el buen funcionamiento de la vejiga, los músculos del piso pélvico y el sistema nervioso, determina la capacidad de almacenamiento de orina de cada individuo. Durante esta fase, y después de que se ha enviado la primera señal de necesidad de miccionar, pero no se ha realizado el vaciado, la vejiga almacena el líquido y sigue llenándose, hasta llegar a la capacidad máxima de retención, en la que sentimos muchísimas ganas de orinar. Los goteos involuntarios de orina o incontinencia, ocurren cuando los músculos del piso pélvico están débiles y la presión en la vejiga, supera la de la uretra. Por eso, es importante fortalecer los músculos del piso pélvico, ¿cómo? Realizando diferentes ejercicios como los de Kegel, que ayudan al paciente a prevenir este tipo de condiciones. Si quieres conocer más sobre el fortalecimiento del piso pélvico y los ejercicios de Kegel, te invitamos a leer nuestro artículo “Ejercicios Kegel para hombres” donde hablamos un poco más sobre el tema.

  3. Fase de vaciado: una vez la vejiga ha alcanzado el tope de almacenamiento, las terminaciones nerviosas de esta, envían la señal al cerebro y es donde se produce el deseo de orinar. De manera voluntaria se relajan los músculos del piso pélvico, la vejiga se contrae, la uretra se relaja y se da el flujo de orina. En promedio cada individuo expulsa alrededor de 1.500 cc al día, pero la frecuencia en las micciones varía de una persona a otra.

Cuando una persona no controla el proceso de micción puede sufrir de incontinencia, algunas personas que pueden sufrir de los trastornos de la micción, estos afectan el almacenamiento o la eliminación de la orina, ya que ambos procesos están controlados por los mismos mecanismos neurológicos.

La micción normal se produce cuando la contracción de la vejiga se coordina con la relajación del esfínter de la uretra. El daño o mal funcionamiento de cualquiera de los componentes que participan en la micción pueden causar incontinencia o retención urinaria.

No olvides que en TENA puedes encontrar los productos perfectos, para los goteos involuntarios de orina o incontinencia, tanto para hombres como para mujeres, y lo mejor de todo es que hay uno para cada necesidad, sin importar si el goteo de orina es leve, moderado, fuerte o severo, ¡conócelos aquí!

Cuando una persona tiene síntomas de incontinencia o problemas con la micción debe acudir a un médico para hallar la raíz del problema y seguir un tratamiento o cuidados especiales.

12

Inscríbete a nuestro contenido

Recibe información especializada según tu necesidad y conoce todos los beneficios que TENA te ofrece.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS