Cambia de país

Menú

¿Presión arterial alta?

Entérate sobre cómo prevenirla y otros datos útiles sobre ella. Antes de empezar a hablarte sobre la presión alta y cómo prevenirla, queremos darte un contexto sobre esta enfermedad, y para hacerlo tenemos que empezar por lo primero: respondiendo la pregunta ¿qué es la presión arterial?

¿Qué es la presión arterial?

Seguramente al leer este término se te hace muy conocido, y sí, debe serlo, porque es un tema común en nuestras vidas. La presión arterial, como su nombre lo dice, es la fuerza que la sangre ejerce al empujar contra las paredes de las arterias, y está determinada tanto por la cantidad de sangre que el corazón bombea, como por el grado de resistencia, por parte de las arterias, al flujo de la sangre. Es decir, entre más sangre tu corazón bombee y más estrechas estén tus arterias, ¡mayor será tu presión arterial! Y esto nos lleva al tema central: la presión arterial alta o hipertensión.

¿Qué es la presión alta o hipertensión?

Como lo mencionamos anteriormente, la presión alta es una enfermedad, más frecuente de lo que crees, en la que la fuerza que la sangre ejerce sobre las paredes arteriales, es lo suficientemente alta como para causarte algunos problemas de salud, como enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares. Pero ¿por qué puede llegar a ser tan grave? Pues esta respuesta es fácil y con la información que te hemos dado, es algo evidente. La hipertensión puede llegar a complicarse precisamente porque puede causar problemas cardíacos y cerebrovasculares, pero algo que llama mucho la atención es que cuando tienes la presión alta, no necesariamente presentas síntomas, y esto hace que en ocasiones, se vuelva una enfermedad “silenciosa”. Aunque no siempre se presenten síntomas, el daño a los vasos sanguíneos y a tu corazón se sigue produciendo y puede detectarse. Por eso, es tan importante tener en cuenta los cuidados y algunos consejos para prevenir que tu presión se eleve.

¿Cómo se diagnostica la presión alta?

Para explicarte cómo se diagnostica la presión alta, es esencial hablar primero de la presión sistólica y la presión diastólica. Estas representan la forma de lectura de la presión arterial. Por ejemplo, una presión de 120/80 mm de Hg, significa que la sistólica es de 120 mm Hg y la diastólica de 80 mm Hg. Presión sistólica: se mide cuando el corazón late (momento en que la presión arterial está en su punto más alto) Presión diastólica: se mide entre latidos cardíacos (momento en que la presión arterial está en su punto más bajo)

Al ser una enfermedad que no necesariamente presenta síntomas, la presión alta, se diagnostica a través de diferentes exámenes y chequeos de rutina. En caso de tener hipertensión, las lecturas mostrarán que:

  • Tu presión sistólica es mayor de 140 o

  • Tu presión diastólica es 90 o mayor

Una presión media o normal en los adultos, mostrará una lectura de la presión sistólica entre 90/60mmHg y la presión diastólica entre 140/90 mmHg.

¿Qué puede provocar la presión alta?

Las principales causas de la presión arterial alta suelen ser la edad y el factor genético, pero además de estos dos existen otros motivos que la elevan, como:

  • Alimentación inadecuada.

  • El sobrepeso.

  • La falta de actividad física.

Por eso, los expertos recomiendan tener un estilo de vida saludable y balanceado, no solo para evitar la hipertensión, sino también para prevenir otras enfermedades provocadas por el sedentarismo y la mala alimentación.

¿Cómo prevenir la presión alta?

Después de todo lo que has leído, seguro te estarás preguntando: entonces ¿cómo evito la presión alta? Pues bien, te daremos 5 formas de controlar y prevenir la presión alta:

  1. Tener un estilo de vida saludable y balanceado, tanto con la alimentación como con el ejercicio ¡mantente activo! El sobrepeso y el sedentarismo suelen ser una de las causas de la presión alta; por eso, te recomendamos consultar con un experto para que te indiquen si estás en el peso ideal o si es necesario bajar unos cuantos kilos, ¡para tener una buena salud!

  2. Limita la cantidad de alcohol que consumes, esta es una de los consejos más importantes, ¡contrólate y hazlo con moderación! Beber más de lo que debes, en realidad, puede aumentar varios puntos la presión arterial. También puede reducir la eficacia de los medicamentos en caso de que los tengas que consumir.

  3. ¡Deja de fumar! En general el cigarrillo afecta completamente tu organismo y es uno de los factores que puede hacer que tu presión se eleve, así que cuídate y mejora tu salud general.

  4. ¡Mantén los niveles de estrés en su punto! El estrés puede provocar un alza en tu presión, ya sea porque te lleva a consumir alimentos poco saludables o simplemente porque afecta directamente tu salud; por eso, es muy importante que practiques actividades que te relajen y te hagan sentir muy bien, el yoga y la meditación pueden ser ¡una buena opción!

  5. ¡No olvides consultar con tu médico! Recuerda que hacer tus chequeos médicos constantemente, te ayudará a identificar cualquier problema a tiempo y si es necesario, tratarlo con la rapidez que sea necesaria.

Esperamos que esta información haya sido de gran utilidad y te motive a cuidarte y tener tu rutina de chequeos médicos, recuerda que tu salud ¡es lo más importante! Si tienes alguna pregunta, ¡no dudes en escribirnos!

12

Inscríbete a nuestro contenido

Recibe información especializada según tu necesidad y conoce todos los beneficios que TENA te ofrece.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS