Cambia de país

10 cosas que deberías saber sobre los ejercicios de Kegel.

Conócelos más a fondo y hazlos parte de tu rutina diaria. Es muy probable que ya hayas escuchado hablar sobre los famosos ejercicios de Kegel pero, ¿en qué consisten en realidad? Aquí te contamos 10 cosas que seguro no sabías y te convencerán de incluirlos dentro de tu rutina diarias porque sus beneficios son increíbles y, los puedes hacer, ¡sin mucho esfuerzo!

  1. Estos ejercicios fueron creados por el doctor Arnold Kegel con el único objetivo de mejorar la incontinencia, pero, con el tiempo, han sido usados para aliviar otro tipo de lesiones. Su objetivo es fortalecer el suelo pélvico.

  2. Lo más importante, antes de empezar a realizar estos ejercicios, es encontrar el músculo pubocoxígeo y, para hacerlo, solo debes retener el flujo mientras estás orinando. Ese músculo que se contrae y retiene la salida de la orina es el que estamos buscando. La recomendación es que lo hagas varias veces para que puedas identificarlo con mayor claridad.

  3. Una vez hayas identificado el músculo pubocoxígeo no repitas más el ejercicio de detener el flujo de la orina mientras entras al baño, pues este puede debilitar los músculos de la zona pélvica y generarte una infección de las vías urinarias.

  4. Antes de realizar los ejercicios de Kegel, debes asegurarte de tener la vejiga vacía para poder hacerlos bien, y que tengan mayor efectividad.

  5. Para realizar este ejercicio, siéntate en el borde de la cama con la espalda muy recta, las piernas un poco separadas y los brazos sobre tus muslos. Contrae el suelo pélvico con la mayor intensidad posible (sin sentir dolor) por unos segundos, y relaja nuevamente. Repite este ejercicio 10 veces, durante 3 veces al día.

  6. Una de las señales que demuestran que lo estás haciendo bien, es que notas que ningún músculo de tus glúteos, abductores o abdomen se mueven o contraen al hacer estos ejercicios. En los hombres, la punta del pene se debería elevar levemente en cada contracción.

  7. Es importante acompañar estos ejercicios con una buena respiración. Lo ideal es que exhales por la boca mientras contraes los músculos, pero, si no lo logras, te recomendamos que trates de hablar mientras los haces, para asegurarte de no estar reteniendo la respiración por mucho tiempo.

  8. Si realizas los ejercicios de forma regular, siguiendo las instrucciones y haciendo la rutina 3 veces al día, podrías empezar a ver los resultados a las 4 u 8 semanas.

  9. Además de ayudar a mejorar los síntomas de la incontinencia, los ejercicios de Kegel, también son una excelente opción para tener una mejor vida sexual. En los hombres combate la eyaculación precoz y, en las mujeres, aumenta la sensibilidad en la zona pélvica y facilita llegar al orgasmo.

  10. ¡No te excedas! Realizar los ejercicios de Kegel más de lo normal, pueden generar fatiga muscular y aumentar la incontinencia.

Ya que sabes todo sobre los ejercicios de Kegel, ¿estás listo para empezar? Recuerda que en TENA nos preocupamos por tu bienestar y tenemos un producto para cada necesidad. Vive una vida plena con TENA.

TE PUEDEN INTERESAR

VER TODOS LOS ARTÍCULOS